20/5/13

La catedral de los peces








...esta torre la veía junto a mis hermanos, cada verano, con cada viaje en el tren de La Robla, donde al llegar al pantano, las historias de pueblos sumergidos bajo sus aguas inundaban aquel tren de asientos de madera y con olor a carbón. Eramos críos y dejábamos volar la imaginación pero siempre la visión desde la ventanilla del tren, era una visión triste y melancólica, como un paréntesis en un viaje fantástico y agradable con sabor a vacaciones. Todavía quedaban horas de tren pero siempre quedó en mi recuerdo. Esta vez tuve que ir a su encuentro y tocar sus paredes con mis manos...




Situada en Villanueva de las Rozas (Cantabria), esta torre pertenece a su antigua iglesia de San Roque, desaparecida bajo las aguas del pantano del Ebro.

44 comentarios:

  1. Preciosas fotografías y creo que mejor todavía preciosos recuerdo de la niñez, de los que nunca se borran, enhorabuena por seguir con imaginación a pesar de los años transcurridos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación es nuestro mejor "juguete" por lo menos para mi. Sigamos jugando...
      Un saludo

      Eliminar
  2. Que bello relato...Muchas vivencias se ven diferentes durante la infancia..pero ese recuerdo lo hace autentico y unico..Precioso..!!!!
    La primera imagen muy melancolica...la ultima, no tanto. Te sigo.... Feliz semana..! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Idolidia, también feliz semana para ti.
      Saludos.

      Eliminar
  3. No me extraña que te llamase la atención por lo bonita que debía ser en aquellos tiempos, cuando todavía lo es ahora. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre la conocí sumergida en el pantano y a través de la ventanilla del tren, pero si he visto alguna fotografía antigua donde se la ve en un momento anterior a la "inundación".
      Saludos

      Eliminar
  4. Excelentes imágenes para recordar las vivéncias infantiles. Me encanta el tratamiento de las imágenes, especialmente la primera que hace que parezca de otro tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep.
      Un blanco y negro con un ligero "tinte" en sepia.
      Saludos

      Eliminar
  5. El agua es un bien tan preciado que guarda y atesora los recuerdos de cientos de pueblos.
    Se mantienen bien por lo que veo.
    Excelente evocación a la memoria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia de los pueblos sumergidos es de lo mas interesante y atrayente.
      Saludos Jan.

      Eliminar
  6. Qué pasada de lugar.
    La segunda me parece más curiosa. Me gusta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tengo que decantarme por una también me inclino por la segunda, que está dentro de mis gustos, pero en este caso había que enseñar la magnitud de la construcción.
      Un saludo Alfredo.

      Eliminar
  7. Impresionante las tomas y el texto, melancolia y felicidad transmiten tus recuerdos. Enhorabuena y abrazos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  8. Impresionantes, Juanjo. La fotografía y la música.
    Es perfecta la armonía entre ellas.

    ResponderEliminar
  9. Juanjo me gustan mucho las tres pero la segunda especialmente por esa cercanía que le has dado a la torre y esa visión amplia que se abre hacía el horizonte.
    Un gran trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Como bien has comentado buscaba la cercanía de la torre, ademas de enseñar la ubicación donde se encuentra.

      Eliminar
  10. Juanjo en el viejo hullero solo fui en una ocasión pero si recuerdo las torres como estas en el pantano.
    A eso que sabias cuando salias pero no cuando llegabas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo fantásticos recuerdos de ese tren de la infancia! Los horarios...pues dependía del día, la climatología.... Todo un placer.
      Saludos Tomas.

      Eliminar
  11. Me quedare con la historia que te trae tantos recuerdos, me parece muy bello lo que dices y las fotografias, sin duda muy sensible esta entrada y lo entiendo perfectamente.... espero que siga esa magia que de pequeños os dio unión y sobre todo la sensación de sentirse querido...un abrazo juanjo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pequeños esbozos que representan un momento mágico de la niñez. Con el tiempo se pierde mucha magia pero tan solo es cuestión no olvidarlo, recordarlo con nostalgia. Cuando se pierde esto despídete....
      Yo se que eres un soñador Bird y de esto te sobra.
      Saludos

      Eliminar
  12. Muy muy buena entrada amigo Juanjo, me gusta mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Fantásticos recuerdos sumergidos en el tiempo, Juanjo.
    El lugar es excepcional y las fotos buenísmas. La segunda también es mi preferida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Yo también recuerdo mis veranos de infancia en Santander, la tierra de mi madre, correteando por Castelar y bañandome en la Magdalena. ya ha llovido un poco. Bonita foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia de la fotografía tiene muchas facetas, entre ellas el traernos recuerdos y mover nuestro interior.
      Saludos José Ramón

      Eliminar
  15. Tomo nota, intentare pasar por alli.
    Gracias por darlo a conocer.

    ResponderEliminar
  16. Felicitarte no sólo por las fotos, sino también por el título que me parece un prodigio de fantasía y poesía, y me a traído a la memoria aquella cancíón que Spencer Tracy cantaba en Capitanes intrépidos: existe una escuela en el fondo del mar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, el título no es invención mía sino el nombre que se le ha dado en la zona. Un título que me encanta y perfecto para lo que quería expresar.
      Un saludo

      Eliminar
  17. Unas fotografias magicas y que impactan a la vez. Aun estando sumergida, esta torre tiene un impacto visual importante.
    Muy buenas la fotografias y muy buena su edición.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Desde luego, Juanjo, la primera es una postal. Pero la segunda tiene algo que atrapa la atención, quizá sea el agua al comienzo del encuadre que le hace aguardar a uno mientras llegue algún navío que lo lleve hasta ese fondo que se adivina maravilloso. Gran foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese sentido que tu comentas pienso lo mismo y me atraen mas las tomas como esta segunda foto.
      Un saludo Carlos.

      Eliminar
  19. Juanjo,se me habia pasado esta. Que pasada y que bonitas que son!!! Para mi la primera es espectacular,le has dado un tratamiento buenisimo. Enhorabuena!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me atrae el blanco y negro aunque no se vean tomas así por el blog. Me queda mucho por aprender en esta línea todavía.
      Saludos

      Eliminar
  20. Qué bonitas fotos. Me gustan especialmente porque para mi, tiene mucho de lo que fué y el ahora todavía en su desnudez y casi ahogada la torre, son bellas. ¡Cómo me gustan!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Transmitir un mensaje de lo que fue unido al presente es complicado aunque veo que tu lo has visto.
      Gracias Pilar

      Eliminar
  21. Realmente simbólico, es como si el pueblo se negase a ser cubierto por las aguas y su pancarta de protesta fuese la torre de la iglesia de San Roque. Unas fotos geniales, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo poco que se esta torre representa mucho de lo que hablas. En sus aguas hay siete pueblos engullidos.
      Saludos y gracias.

      Eliminar