11/8/13

Para unos pies descalzos





Dejé un mar de flores para unos pies descalzos.
Cientos de alfombras perfumadas en tomillo,
todas de color manzanilla.
Allí donde nadie llegó, las dejé.









Como las palabras que se vuelven mudas,
como letras robadas a un viejo diario sin concluir.
El corazón grita sin hablar, duele,
te busca sin descanso, sin darme tregua.

Un inmenso mar de flores para unos pies descalzos.


4/8/13

Soledad en el paraíso




Avanzamos y a la vez nos alejamos, cada vez mas.
El destino creado por nosotros mismos, artificial y falso.
Soledad en el espacio, en el paraíso.
Hemos cambiado el tacto de nuestros dedos, en la piel..,
el sonido lejano de una voz que nos llama,
el susurro mezclado con aire, el color de las estaciones,
el olor de tu piel.
Todo lo hemos cambiado por la mentira y el engaño.
La apariencia al final se derrumbará sobre si misma.
El egoísmo como forma de vida acabará con la propia vida.
Ancianos arrastrados en el vértigo del tiempo, tiempo en espiral.
La huida fugaz de lo artificial hacia lo natural como vía de escape.
Autopistas desangradas en cortos espacios de tiempo, desconectados del sistema,
incomunicados hasta que el cuerpo aguante el síndrome de abstinencia.
Se nos ha olvidado lo que somos, lo que fuimos no hace mucho.
Éramos parte de un todo. Un todo que hemos convertido en nuestro, erróneamente.
Nos dejamos engañar, manipular, extorsionar. Se nos olvidó pelear, pensar, decidir, cambiar...
Prefiero los caminos solitarios, las carreteras secundarias,
donde el café viene acompañado de saludo, conversación y el tiempo corre despacio, sin prisas.
Lo tenemos delante de nosotros, un regalo. Dejemos de pensar que hacer con el...
Cada vez que lo hacemos algo bueno se muere.