6/2/17

La lluvia y el pastor







Después de charlar un rato con el pastor, la tarde se empezó a poner fea y había que recoger el ganado.
Mientras charlábamos, el rebaño sin orden ninguna, emprendía marcha al corral.
El cielo amenazaba lluvia y no tardaron en aparecer las primeras gotas.
Nos despedimos.
-Hasta luego amigo.
-Hasta luego y date prisa en volver que sino te cogerá la lluvia.
El sonido de cencerros cubría todo el valle, mientras la lluvia caía cada vez mas fuerte.



8 comentarios:

  1. Me encanta ese prado de ovejas. Magnífica.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Candi! Rebaños de ovejas deambulando libres en entornos también libres. Naturaleza salvaje y pura.

      Eliminar
  2. Una composición genial.
    Me encanta como se recortan en el cielo las primeras unidades del rebaño.
    Un abrazo Juanjo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un detalle que también a mi me encanta, junto a la oveja que se queda sola debajo del rebaño. Un abrazo Josep.

      Eliminar
  3. Sem chuva não há pasto e sem pasto as ovelhas padecem de fome...
    Impressionante a aproximação das nuvens negras carregando chuva para o local... e as ovelhas rapidamente sentem e pressentem o temporal...
    São fenomenais seus olhares no campo...
    Um beijo, artista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teca! Sin observación no hay foto o quizás no tengamos la que nos gusta. Fotografiar es mucho más que darle al click. Un beso guapísima.

      Eliminar