4/6/17

Despoblación y olvido





Los Llazos, un pequeño pueblo de la montaña palentina que tuve el placer de visitar esta primavera, donde tan solo me recibieron con extrañeza y algún que otro ladrido, tres simpáticos perros seguramente del único habitante del lugar y al que no pude ver...
La despoblación y el abandono del lugar lo invade todo y algo te sobrecoge por dentro, mientras me adentro en sus cortas calles, imaginando a sus gentes entre sus imponentes muros.
Los tejados han ido desapareciendo, seguramente por las intensas nevadas que por estos lares acontece. La valentía de su único habitante es digna de reseñar y nos tendría que hacer pensar si es esto lo que queremos para nuestra historia, nuestros orígenes.
Da pena ver como nuestros pueblos van desapareciendo poco a poco sin que nada ni nadie ponga remedio. Un pueblo precioso en un valle de cuento, que se sumará a la larga lista de pueblos desaparecidos.
















9 comentarios:

  1. Una serie estupenda. Pensar que alguna vez estuvo lleno de vida.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel. Pues si, la sensación de que hubo un tiempo donde las calles estaban llenas de vida te deja con mal cuerpo...

      Eliminar
  2. Buenas fotografías.
    Tengo la montaña palentina pendiente de conocer. Pueblos en los que quienes marcharon no quisieron ya volver.

    podi-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos.
      No dejes de visitar la montaña, es una pasada de bonita. Por desgracia también hay algún que otro pueblo en estado de abandono...

      Eliminar
  3. Preciosa serie Juanjo, la primera y la última son fantásticas. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán. Las dos fotos con los perros, la única presencia viva que me encontré en el pueblo...
      Un saludo

      Eliminar
  4. Uma sensação imensa de abandono, mas ao mesmo tempo tão bem acompanhada por seus magníficos registros! Você sempre sabe incrementar os "ares" dos lugares que dobrando a língua viram "lares"... até mesmo para esses tão graciosos cachorros que te acompanharam nos passos e cliques...
    Um beijo, artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teca. Así es, la sensación de abandono es total. El silencio en sus calles, la vegetación invadiéndolas, el aguas de su fuente saliéndose por algunas calles... y donde tan solo el ladrido de estos perros dan un poco de vida al lugar.
      Besos también para ti

      Eliminar
  5. Despoblados y abandonados, pero con tus fotografías llenas de vida esos lugares.
    Un abrazo

    ResponderEliminar