5/11/12

Valsurbio, un pueblo fantasma



Valsurbio es un pueblo abandonado hace ya mas de 30 años.
Está situado a 1520 metros de altura en plena montaña palentina, siendo el pueblo mas alto de la provincia.



Valsurbio significa "Valle de los serbales" donde abundan los fresnos, serbales, chopos, manzanos y guindales. 
Me costó llegar, ya que era un poco tarde, y con un vehículo no apropiado. No exento de dificultades al final llegué al destino.
Estuve poco tiempo ya que la tarde empezaba a caer pero mientras tiraba unas fotos, pude pasearme entre sus callejuelas invadidas de vegetación observando la desolación del lugar.




Muros caídos, la iglesia sin sus campanas, algún madero de los tejados desaparecidos y sobre todo el silencio del lugar.
Un cartel me recuerda que está prohibido llevarse las piedras del lugar con multas de 3000€.


Hablo del silencio del lugar pero lejos de ello me encuentro a un vecino en plena labor de restauración de una casa.
Quizá un descendiente de aquellos pobladores... para mi una alegría.
El edificio mejor conservado es la Iglesia de San Martín.



Recuerdo en el camino de vuelta que me prometí un segundo viaje, "con estancia y bocadillo", y sobre todo mas tiempo por delante.
He buscado información en internet sobre este pueblo y algunas fuentes comentan que fue abandonado al finalizar las obras de la construcción del embalse de Compuerto.
También he encontrado que el 5 de Noviembre, día de las nieves, era su fiesta patronal.



13 comentarios:

  1. Me ponen triste los pueblos abandonados aunque es cierto que su desamparo esconde una forma de belleza. Preciosas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho como has "mirado" este pueblo abandonado. Especialmente me encantan la primera foto, la sexta y la última, genial la luz y las texturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Juanjo un saludo después de tanto tiempo.
    Las imágenes, como siempre muy buenas.
    Perdón por no haber podido pasar antes pero el tiempo es escaso.
    Saludos y los dicho, me alegro de volver por aquí.-

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh ... por esto me lo decías.
    Estos pueblos se merecen un buen rato de nuestro tiempo, sin ninguna duda. Aunque si viera las fotos que le has realizado rápido y corriendo como tu dices, no quedaría desencantado para nada.
    Un abrazo, Juanjo.

    ResponderEliminar
  5. Y tan fantasma Juanjo, verse solo y enpezando anochecer no se tiene que estar muy agusto:((
    Es una pena que se abandonen así... y quién va a poner la multa por llevarse las piedras??
    Un beso.

    Si tienes tiempo, mira este enlace de otro pueblo abandonado...

    http://asimegustaelmundo.blogspot.com.es/2012/01/granadilla-el-pueblo-abandonado.html

    ResponderEliminar
  6. Que tristeza, pueblos abandonados, vivencias y recuerdos al olvido.
    Preciosas fotos.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  7. Cementerio de recuerdos amigo, esas piedras tienen que estar cargadas de ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Juanjo, me lo apunto para cuando vaya por Cardaño. Las ruinas tienen una atracción especial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me recuerda a Ochate, estos pueblos son como fantasma y tienen un ambiente tan misterioso que depende de como, te da hasta miedo, pero atrae fotografiar y pasear por esos lares tan ocultos o escondidos, las fotos son muy buenas, me gustan todas por que cada una es una parte de su historia...un abrazo y si vuelves llevate una linterna y a poder ser, haz alguna psicofonía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Excelente reportaje. Ha debido ser toda una experiencia poder visitar un lugar así.
    Lástima que además de lo poco que queda en pie, sólo conserve esa mezcla de encanto y misterio de lo que fue.
    Entiendo que quieras volver.

    Un fuerte abrazo Juanjo.

    ResponderEliminar
  11. Buenas luces y texturas en todas las fotos y buen comentario de este pueblo en abandono. Saludosl

    ResponderEliminar
  12. Bonita reportagem!!!
    Gosto de passear por cantos e recantos deste tipo e ficar imaginando como seriam os habitantes e suas vidas...

    Beijo, beijo e uma flor.

    ResponderEliminar