22/2/13

Poder y corrupción







23 comentarios:

  1. Te iba a comentar, que trasmitía abandono,soledad, pero la última he ha roto los esquemas, ya que tiene semejante...
    me gusta el color y las texturas de las sillas en contraposición con el fondo de la pared..
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  2. Preciosas imagenes..una maravilla de sillas..me alucinan las sillas de mi abuela..etc...un abrazo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  3. Las fotos se salen...el panorama actual se sale de madre.
    Todo sale menos la economía...la vida es un bien que tenemos, el único...
    No entiendo que están haciendo...
    Jugar con las personas es inadmisible, con sus vidas...

    ResponderEliminar
  4. Bellas, un patrimonio cultural para no peder...

    ResponderEliminar
  5. Una imágenes maravillosamente contrastadas y que cuadran perfectamente con el título que le has puesto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Últimamente una cosa es inseparable de la otra. Yo a más de uno sentaría en la última de la derecha, con un poco de suerte ... cae.
    Un abrazo Juanjo. Buen fin de semana. Abrígate bien que viene frío del bueno.

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas. Me gustan las fotos con indirectas, Juanjo. Además, tecnicamente perfectas. Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  8. Poder y corrupción, no se merecen tan buenas fotografias. Pero como dice Gumer, me gustan las fotografias con indirectas.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho la primera silla. El tratamiento texturado contrasta muy bien con el blanco de las sillas. Ojo con quemarlas!

    ResponderEliminar
  10. Emblemáticas e inquietantes. Siempre la podredumbre y la carroña detrás de la silla del poder.
    O al menos en este caso.
    Creo que con la primera foto sola habría tenido más fuerza el mensaje.

    ResponderEliminar
  11. Muy buenas.Solitarias pero con identidades contrapuestas, como reza el título.
    Los fondos y texturas son muy buenas.

    Un abrazo ( de uno de la tierra, de allá por Villamoronta).

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Lo blanco, blanco.
    Lo oscuro, oscuro y siempre presente.
    Como la vida misma. La dualidad eterna que nos alimenta y de la que aprendemos el sufrimiento por el apego.
    Me gusta el tratamiento, el puntazo que les has dado en los tonos. Transmiten algo de soledad y al tiempo algo de esperanza en esa mirada al frente.
    Juanjo uno de los mejores trabajos que he visto por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Por favor dime que música de ángeles es esta que tienes puesta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis. El tema que suena está sacado de una colección de Cds que tengo con música "Chill out" titulada "Café del mar". El título del tema en concreto no lo se.
      Un saludo Luis.

      Eliminar
  14. Unos contrastes magnificos , además del impacto visual. A mi me sugieren un entorno degradado, las paredes y esas mismas sillas ,que aunque intenten disfrazar su deterioro con capas pulcras de pintura no dejan de esconder su decrépito estado.
    El mensaje también es aplicable a las mismas relaciones humanas además del que hace referencia al título.
    Buén trabajo Juanjo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Comparto la opinión de Elena, como para no hacerlo, pero la palabra corrupción como que esta demasiado de moda amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Magnificas fotos Juanjo, texturas, luces, encuadres....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Impactantes fotos. El contraste de las sillas con el entorno es magnífico.
    Una composición muy trabajada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Muy buenas las tres , con un titulo que hoy en dia no deja indiferente a nadie ¡¡
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Vaya pedazos de tronos que nos has colocado, Juanjo.
    Esa edición que hace resaltar esas sillas blancas contra el fondo oscuro es magistral.
    Enhorabuena, Juanjo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Interesante serie, te ha quedado de lujo el procesado con unas paredes que llegan a conmover tras esos asientos.

    ResponderEliminar
  21. Me recuerda una canción de Silvio.

    Historia de las sillas

    (Silvio Rodríguez)
    En el borde del camino hay una silla,
    la rapiña merodea aquel lugar.
    La casaca del amigo esta tendida,
    el amigo no se sienta a descansar.
    Sus zapatos, de gastados, son espejos
    que le queman la garganta con el sol.
    Y a través de su cansancio pasa un viejo
    que le seca con la sombra el sudor.

    En la punta del amor viaja el amigo,
    en la punta más aguda que hay que ver.
    Esa punta que lo mismo cava en tierra
    que en las ruinas, que en un rastro de mujer.
    Es por eso que es soldado y es amante,
    es por eso que es madera y es metal.
    Es por eso que lo mismo siembra rosas
    que razones de bandera y arsenal.

    El que tenga una canción tendrá tormenta,
    el que tenga compañía, soledad.
    El que siga un buen camino tendrá sillas
    peligrosas que lo inviten a parar.
    Pero vale la canción buena tormenta
    y la compañía vale soledad.
    Siempre vale la agonía de la prisa,
    aunque se llene de sillas la verdad.
    (1969)

    Espero te guste amigo

    ResponderEliminar